PRESENTACIÓN DE FELIX

9 Mar

 

Buenas tardes a todos.

Mi amigo Felix me ha hecho el honor de pensar en mí para presentarlo en estas jornadas. Nos conocemos desde hace muchos, podríamos decir que muchísimos años, por lo que, aunque no sea arquitecta, si creo que puedo acercaros a lo que la arquitectura ha significado a lo largo de su vida.

FeLix Pozo Soro se tituló en la ETSA de Sevilla el año 1975, donde ejerce como profesor de Proyectos Arquitectónicos desde 1985. Posee suficiencia investigadora y actualmente está escribiendo la tesis: “La vivienda pública desde los 90 en Andalucía”.  Ha sido Arquitecto Municipal de Coria del Río, y participó en la redacción del plan General de Sevilla, así como en el plan parcial de la Maestranza de Artillería. Ha realizado proyectos de rehabilitación de enclaves importantes de la Ciudad como el corral de San Vicente, la reforma de la sala de Manuales en la Fábrica de Tabacos y de la Iglesia de San Luis.  En la EXPO 92 realizó la Calle del Cine y el Cinematógrafo. Ha sido comisario de importantes exposiciones a lo largo de su carrera. Sus últimos trabajos, realizados todos en colaboración con la arquitecta Olga Fajardo, son las viviendas en la calle Carmen Doloroso de Sevilla; el complejo de oficinas comerciales RAMCAB en Tomares, el Proyecto Plaza “El Salón” de Ecija y la ampliación del Ayuntamiento de la Rinconada.

Su abultado e interesante curriculum profesional, en el que también se encuentran numerosos proyectos de viviendas, concursos realizados por invitación expresa y publicaciones que no he citado, está a disposición de cualquiera que desee consultarlo en las páginas web o publicaciones del ramo, por lo que no insistiré más.

Esta tarde, se trata de hablar de la Cooperación Internacional que la Junta de Andalucía ha realizado con Bolivia, en la que Felix Pozo participa desde el año 1998, como Coordinador, concretamente con la ciudad de Potosí.  Estoy segura, que en una amena e instructiva charla, Felix les explicará todo lo que deban conocer sobre arquitectura y urbanismo, rehabilitación e intervenciones, esa será su tarea; pero por lo que a mí respecta, me gustaría transmitirles lo que hay detrás de esa colaboración ultramarina: las emociones, los sentimientos, el fascinante descubrimiento de otra cultura y, en definitiva, la enriquecedora experiencia personal que sus amigos adivinábamos en él tras cada uno de aquellos agotadores viajes.

Felix nos contaba que aterrizaba en aeropuertos imposibles, sobre montañas con las cimas recortadas, y alquilaba un taxi, de la compañía Cielito-lindo, para que lo llevara por carreteras de vértigo, donde el conductor apagaba el motor en las cuestas y así ahorrar gasolina.  Que debía subir y subir, hasta alcanzar ciudades cada vez más altas: desde Santa Cruz de la Sierra, en las llanuras y junto a la selva, a Sucre entre valles de extrema aridez, y llegar finalmente Potosí en el altiplano. Ciudades todas construidas con plazas y edificios de reconocible arquitectura española e influencia religiosa. También nos relataba escenas que parecían ya olvidadas, o quizás guardadas en algún lugar profundo de nuestra memoria, como las filas de niños en los colegios con uniformes y grandes lazos;  o las aulas, aquellas que serían luego rehabilitadas por su trabajo en las que, los mismos niños, se ponían de pie para saludar al unísono y con respeto, a los ilustres visitantes; la amabilidad y la cortesía en el trato durante el trabajo con los arquitectos bolivianos; el preciso y dulce uso del idioma, que ya quisiéramos tener muchos españoles; el vivir despacio, asumiendo el paso de los ciclos diarios, sin pretender modificarlos; la parada obligada en el trabajo a media mañana para reponer fuerzas con una salteña, el tentempié nacional … Y todo, eso bajo un luz vertical, la luz del altiplano, que le confundía la percepción de las sombras; bajo los omnipresentes efectos del mal de altura, día o noche, y la cultura de la coca desarrollada para combatirlos; y, sobre todo, bajo la mirada antigua del Cerro Rico, la mina que guardaba, y aún guarda, todos los tesoros de plata que, según dicen, ese país nunca llegó a disfrutar. De cada uno de aquellos viajes, el Arquitecto Pozo volvía más implicado.

Pocos años después, y en el marco de la cooperación con Cuba, se coordinaron talleres de trabajo entre estudiantes de arquitectura cubanos, y de las escuelas de Málaga, Granada y Sevilla, para elaborar propuestas en común sobre diferentes zonas de La Habana. Junto con varios profesores de la escuela sevillana, fuimos testigos cada día de los progresos de los estudiantes y del clarísimo éxito que resultó dicha colaboración. Visitar la ciudad, los barrios y conocimos los edificios de la mano de los mejores maestros. Y yo tuve además la oportunidad de comprobar, de hacerse de nuevo evidente, algo que ya sabía desde que comencé a tener amigos en esta profesión: y es lo mucho que a un arquitecto le gusta una escalera, así como la gran variedad de adjetivos, explicaciones y funciones que les atribuyen. No debería haberme sorprendido pues que mi cámara de fotos volviera llena de ellas, desde las majestuosas y decadentes escaleras de mármol de los palacios en la Habana vieja, a las macizas de hormigón, sin concesiones, de las viviendas socialistas; o las de los míticos hoteles, como la del Hotel Dos Mundos, con el espíritu alcohólico de Hemingway incluido; o la aérea y ondulante del hotel Habana Riviera, una escalera totalmente simbólica, ya que no lleva a ningún sitio, y parece que su sola presencia en el vestíbulo es lo único importante.

Permitidme pues que termine la presentación de mi amigo Felix haciendo uso de la escalera, no ya como elemento constructivo, sino como figura literaria, como una metáfora, pues del mismo modo que una escalera relaciona dos espacios, desearía que esta charla, y el resto de las programadas, sirvieran de nexo, de vía para transmitir las experiencias y el aprendizaje de una generación de arquitectos a otra más joven, la que espero tome el testigo de esta colaboración internacional en el futuro.

 

 

 

 

 

Anuncios

2 comentarios to “PRESENTACIÓN DE FELIX”

  1. Juan Rabadan 12 marzo, 2012 a 8:00 #

    Cuando la releo, observo muchos mas matices que cuando la oí. Gracias.

    • universointroito 12 marzo, 2012 a 15:08 #

      Es que en esos momentos, aunque se supone que estás oyendo, en realidad estás nervioso y pensando en otras cosas. A mí me ha pasado, y luego le he pedido al presentador que me lo mandara porque casi no me acordaba. Abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: