EL ARRIATE

7 Feb

lata refresco2

EL ARRIATE

Un muchacho japonés toca una guitarra española sentado en el arriate. Ensaya una y otra vez los acordes del fandango. A su lado, abierta, la funda negra de la guitarra con el interior revestido de terciopelo rojo. De vez en cuando toma sorbos de una lata de coca-cola.

  Se ha ido, pero exactamente en el mismo lugar, se sienta ahora una tata de rasgos ecuatorianos con un niño que duerme en su carrito. Descansa tranquila mientras bebe un refresco de naranja. Cuando el niño se inquieta, ella decide continuar su paseo.

  Entonces aparece un africano con una llamativa túnica, collares y pulseras de colores. Lleva sus mercancías envueltas en una manta. Está acalorado y bebe ansioso una solución isotónica.

   La tarde continúa, sigo sentada frente al banco en el que ahora solo se ven tres latas vacías. Parecen basura, pero yo sé que son tres historias, tres vidas muy diferentes que tuvieron un día en común unos pocos centímetros en el arriate de un parque.

Anuncios

2 comentarios to “EL ARRIATE”

  1. María 13 febrero, 2013 a 10:59 #

    Y los ojos de la escritora siguen sus evoluciones para poder contarlo tal y como ha sucedido…

    • universointroito 13 febrero, 2013 a 15:22 #

      Eso es lo importante, tener la mirada preparada. Tú también sabes de eso, María

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: