REALISMO MÁGICO EN MI BARRIO

28 Feb

bollo de pan

REALISMO MÁGICO EN MI BARRIO 

Cuando entro en la panadería veo a un matrimonio mayor con el que a veces coincido y a una vecina del bloque. Después se incorpora una mujer a la que no conozco. El panadero nos anuncia que los bollos están todavía en el horno. Las mujeres se ponen a hablar.

–         Hay que ver lo mal que ha estao este año la cabalgata de los Reyes Magos…

–         Ni los balduinos bailaban ni ná

–         ¡Beduinos!

–         Pues será aquí, porque en San Jacinto la liaron cantando “Marica tu, marica yo”, que bailaban hasta los caballos de la policía.

–          Triana es otra cosa.

–         Triana y la gente de Triana. ¿Donde vas tú a comparar?

En esto interviene el panadero:

–         Vosotras todas vais a querer pan ¿no?, pues veremos a ver si os lo vendo que yo me crié en la calle Parra.

Y se nos queda mirando desafiante porque esa seña de identidad significa Macarena puro.

–         Bueno, pero tu las cosas las tienes que reconocer.

–         Aquel es más barrio que éste.

–         De la gente a lo mejor, pero a la Virgen ni me la toquéis- insiste el panadero.

–         No -una mujer levanta la mano con la palma extendida como queriendo parar algo trascendente que se pueda avecinar.

–         Aquí nadie ha hablado de la Virgen -otra niega con la cabeza afirmándose- Hemos hablado de la gente.

–         No, porque la Macarena, siempre será la Macarena -concluye la tercera.

–         Ya mismo la tenemos en la calle Feria.

–         A mí me gusta más de recogida, que viene cansá.

–         ¿Y la Esperanza de Triana en su puente?

–         A cada una lo suyo…

–         Cada una tiene su doló…

Cuando se discutía cual de ellas tiene un dolor de mujer y cual un dolor de madre, salieron los bollos.

Anuncios

4 comentarios to “REALISMO MÁGICO EN MI BARRIO”

  1. Carmen Caballero 3 marzo, 2013 a 8:53 #

    Sevilla es mucha Sevilla, y para alguien que no es de aquí resulta extraordinaria esa manera tan natural de mezclar lo divino con lo humano. En mi primera Semana Santa sevillana me pude mezclar con las “marías” que iban detrás de la Macarena y no podía dar crédito de lo que escuchaba. Gays y madres de familia castizas, gritándole a la virgen: “que guapa eres hija de puta” como se lo dirían a sus hijas o a sus hermanas.
    Esa manera de desacralizar lo sagrado, me parece de una salud mental portentosa porque no sonaba a falta de respeto, todo lo contrario, sonaba a cariño a cercanía a confianza con ella; su virgen, su barrio, su historia y la de sus gentes. Mientras salen los bollos, se cruza por doquier el “ánge” de Sevilla.

    • universointroito 3 marzo, 2013 a 14:05 #

      No es solo con cariño, es devoción. Imagina lo que pensaría un turista, o un estudiante de español, por ejemplo un Erasmus alemán educado en el calvinismo…

      • Nela Garcia Diaz 4 marzo, 2013 a 9:02 #

        seré muy rara ……….pero harta un poco el rollo sevillita y los sevillitas………..besos Reyes

      • universointroito 4 marzo, 2013 a 20:43 #

        Yo no soy nada sevillita, ni capillita, ni nada de eso. Hay un relato en el blog (“Madres con carrito”)que lo refleja. Aquí quería expresar otra cosa, la mezcla de realidad y fantasía de la gente, y eso no pasa solo en Sevilla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: