LA TRANSFORMACIÓN

3 Abr

La-metamorfosis

LA TRANSFORMACIÓN

FRANZ KAFKA

ED. Random House Mondadori

Un día Gregor Samsa despertó convertido en un monstruoso insecto. O quizás fue Juan el que despertó en una silla de ruedas tras un fatal accidente de tráfico; o José, por la dosis de sedantes que le controló un brote esquizofrénico; o será María la que ya nunca despierte lúcida porque su cerebro lo vació un galopante Alzheimer… Todos podemos transformarnos en un “bicho raro” y entonces comienza para nosotros, y los que nos rodean, una nueva existencia donde todas las coordenadas que hasta ahora controlaban nuestra vida cambian. Con el genial símbolo del insecto, que nos lo hace verosímil aunque sabemos fantástico, Kafka va mostrando distintas perspectivas, como si fueran capas, de esa transformación.

La novela anuncia el cambio en la primera frase, de forma que el lector lo acepta plenamente. Y la familia de Gregor, tras un primer desconcierto inicial, lo asume también casi  como una predestinación de la Naturaleza, con más vergüenza que miedo y, desde luego, con más asco que congoja por la salud y el futuro de su hijo o hermano. El problema se agrava por el hecho de que Gregor, mediante su trabajo de viajante sometido a un jefe implacable y a unos horarios que odia, es el único que sostiene económicamente a la familia y el que puede saldar antiguas deudas contraídas por el padre. Pero en un ambiente burgués, donde es obligatorio mantener una apariencia segura y acomodada, cuando alguien no  produce se convierte como mínimo en un fracasado, o incluso en un proscrito social.

En visión más profunda comprendemos que el bicho raro es el propio escritor, el insecto es Kafka, luchando por serlo, escondido bajo la apariencia de ciudadano modelo. Sus patitas van dejando un fluido, las huellas de su escritura, por las paredes y el techo de la habitación que su madre y hermana en un gesto de “buena voluntad” (si todavía  es Gregor le gustaría tener su muebles, señala la madre; si es un insecto enorme necesita más espacio para moverse, concluye la hermana) han vaciado, a pesar de que él se agarraba fuertemente a su escritorio. Su necesidad de escribir le harían sentirse un extraño en la Praga del decadente imperio austro húngaro a principios del siglo XX.

Y finalmente, una vuelta de tuerca más, la transformación puede también entenderse como una reflexión sobre los límites entre lo humano y lo animal. A medida que avanza la historia y la realidad se va haciendo más incómoda, los cuidados iniciales de la familia se descubren hipócritas, y Gregor termina en una habitación oscura, casi sin comida, sucio y apaleado por su padre. El insecto, que a pesar de todo sigue demostrando consideración y afecto, es el humano; los verdaderos animales son los otros.

Anuncios

4 comentarios to “LA TRANSFORMACIÓN”

  1. Pepa Vázquez 6 abril, 2013 a 18:14 #

    Reyes,creo que has hecho un estupendo análisis de esta obra.Creo que has dado en la tecla de todos sus planteamientos,lo que supone “ser diferente”,y lo más importante, pienso,el desenlace y la “transformación” de toda la familia.Muy bien expuesto.
    Pepa

    • universointroito 6 abril, 2013 a 21:29 #

      Gracias Pepa. Creo que nuestro pequeño taller de literatura está dando sus frutos.

  2. Anónimo 13 abril, 2013 a 9:44 #

    Muy bien lo de Kafka, Reyes. El adjetivo “kafkiano” es el que mejor representa al ser humano en su historia: la incomprensión, la incomunicación y el daño. Y eso siendo optimista, porque si de “La metamorfosis” de Kafka pasamos al “Informe sobre ciegos” de Ernesto Sabato subrayamos y ampliamos el adjetivo aún más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: