Sin pasado pero con limón

20 Jun

mujer tomando cafe HopperEl olor del pan recién tostado y el sonido de las cucharillas contra las tazas, lograron calmar su agitación. Sentada en la silla junto a la ventana, observó los edificios al atardecer, antes de que la neblina que bajaba de la sierra los convirtiera definitivamente en fantasmas de hormigón repetidos.

Así había ocurrido cada una de las tres solitarias noches desde que, atravesando el país en un autobús, llegó a aquel lugar lejos de todo y en el centro de nada. Hundió un poco más el sombrero de lana sobre su cara y se encogió bajo el abrigo, cruzando las piernas hacia atrás por debajo de la silla, hasta tocar su maleta colocada entre la mesa y la ventana.

¡Esa ciudad horrible! Pero estaba segura de que terminaría su huida, allí no tenía pasado, familia ni amigos. Nadie sabía su historia, nadie le reclamaría nada y pronto todos se olvidarían de su existencia. Fácil para desaparecer, casi como un suicidio.

El camarero se acercó solícito:

— Buenas tardes, señora. ¿Té con limón como siempre?

Anuncios

2 comentarios to “Sin pasado pero con limón”

  1. maría 20 junio, 2013 a 18:28 #

    Me gusta mucho

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: