Pastoral Americana

22 Ago

PASTORAL AMERICANA

PHILIP ROTH

DEBOLSILLO

El título, al que el autor solo hace alusión una o dos veces en el texto, encierra el ideario norteamericano de país abierto a todas las razas y credos, en el que se puede convivir en paz incluso pensando de forma diferente. Judíos centroeuropeos, católicos irlandeses, afroamericanos y anglosajones protestantes pueden reunirse “… una vez al año en un terreno neutral, exento de religión, la festividad de Acción de Gracias, cuando todo el mundo come lo mismo (…) un pavo colosal para doscientos cincuenta millones de personas, un pavo colosal que los alimenta a todos (…) Es la pastoral americana por excelencia y dura veinticuatro horas” Ideario bellísimo, el de todos felices, que Philip Roth se encarga de destrozar en esta novela con un análisis crítico y profundo de la sociedad estadounidense en los años 60.

Seymour Levov, conocido por todos como el Sueco, es un hombre perfecto: guapo, alto, atlético, honrado, trabajador, cumplidor de las leyes, tolerante con las opiniones contrarias a las suyas que rebate educadamente, ídolo para sus vecinos, pertenece a los marines, buen hijo, buen marido y, hasta el día en que todo saltó literalmente por los aires, buen padre. Casado con Dawn, una ex Miss New Jersey empeñada en demostrar que es mucho más que una cara bonita, representan perfectamente los valores del sueño norteamericano.

Es una novela muy americana porque Philip Roth se complace en describirnos, pormenorizadamente, cada tienda, cada colina, cada bosque o prado de la pequeña localidad Old Rimrock, así como las costumbres de sus habitantes y por extensión de EEUU; pero también por la implacable denuncia que realiza, al igual que otros escritores compatriotas, de que algo podrido se esconde en esos paraísos. Aquí la podredumbre esta encarnada en Merry, la hija del Sueco, una niña tan encantadora como sus padres, salvo por el defecto de ser tartamuda, hasta que llega a la adolescencia en la que engorda, se vuelve desagradable y pendenciera, se afilia a una organización extremista contra la guerra de Vietnam, donde termina convertida en terrorista, y hace estallar una bomba en su propio pueblo matando a un vecino, lo que le obliga a vivir durante cinco años huyendo de la justicia.

edward_hopper

Reconocemos la vieja, pero no por ello menos actual, historia de ascenso y caída de tres generaciones familiares: el abuelo, primer Levov, incansable trabajador que levanta de la nada un prestigioso negocio de guantes ( la descripción del proceso de confección de un guante desde la obtención de la piel hasta el producto final pasando por la historia y orígenes de cada uno de los cortadores, es deliciosa); una segunda generación, la del hijo Sueco, que mantiene y engrandece la labor de su padre a pesar de los cambios sociales; y una tercera, la nieta Merry que odia todo lo que significa América, incluidos sus padres y su legado capitalista, y consigue demoler la historia familiar tan duramente construida.

A partir de ese suceso, el Sueco se muere en vida, se convierte en una persona atormentada y asistimos a una continua búsqueda interior de cual ha sido su error. Su hija terrorista le obliga a enfrentar sus creencias con las de un país cambiante que ya no obedece a los esquemas del pasado. Las densas reflexiones nos llevan una y otra vez a diseccionar su vida, y de paso la de las otras familias americanas. Aunque parezca que el autor siempre está dando vueltas sobre los mismos hechos, lo hace en cada ocasión con mas profundidad, y nos regala frases realmente sabias: “¿Cómo podía él, con su bondad minuciosamente calibrada, haber sabido que los riesgos de ser obediente eran tan altos? Uno se decanta por la obediencia para reducir riesgos”. Su introspección, ese afán del Sueco por comprender lo que no tiene respuesta, es enternecedora; echándose la culpa (el personaje es judío) una y otra vez por lo ocurrido; reflexionando sobre la paternidad; analizando sus relaciones con la niña desde que era pequeña para descubrir un resquicio de equivocación, porque no lo comprende, porque su hija: “Tenía seguridad, salud, amor, todas las ventajas imaginables, y solo le faltaba la capacidad de pedir una hamburguesa sin humillarse”.

Si alguien que es perfecto tiene esa hija loca, ¿significa eso que no hay solución? ¿Significa que lo irracional puede colarse en tu vida hasta el punto de que se nos vaya de las manos? El mismo Roth deja esos interrogantes sin contestar explícitamente en las últimas frases de la novela. La maldad, la intolerancia, la envidia, el rencor… personificados en diferentes personajes, pero sobre todo en Merry, están agazapados bajo el manto protector de los cánticos con que se adormecen los estadounidenses en su pastoral americana. La novela también es una lucha entre el orgullo de ser americano y el rechazo de la idea de Ámerica.

Precisamente y respecto al final, me atrevo a disentir con el maestro Roth, ya que se termina la novela, que no la historia porque sabemos lo que le ocurrirá a Merry cuando acabe esa larga cena, con personajes que no han sido nada relevantes, o muy poco, casi desconocidos a lo largo de la trama. En las últimas páginas, en mi opinión aceleradamente, son presentados y simultáneamente conocemos las miserias que comparten y la influencia que ejercen sobre el Sueco y Dawn. El autor se guarda para el final las cloacas de los héroes.
Imagen de Edward Hopper.

Anuncios

Una respuesta to “Pastoral Americana”

  1. maría 6 septiembre, 2013 a 10:47 #

    Me ha gustado leer tus comentarios pues he vuelto a recordar esta novela de P.Roth que leí hace tiempo y que disfruté mucho.
    Yo también pienso que es un texto básico para entender la sociedad americana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: