Pedro Páramo

5 Dic

Pedro Páramo de Juan Rulfo.

Muertos, medio muertos, imaginados, soñados y recordados son todas las posibilidades en las que los personajes de Juan Rulfo se presentan ante el lector. En ningún caso vivos y coleando. Se aparecen y cuentan sus historias, mezcladas, cambiadas en el tiempo desde el pasado al presente, si es que alguno todavía lo tiene, porque Comala es un lugar solitario y polvoriento “sobre las brasas de la tierra, en la mera boca del infierno”, donde hasta el agua es vieja y solo se oyen murmullos, ecos y gritos. La novela está estructurada en fragmentos, no en capítulos completos, ni el tiempo es lineal, así que entre tantas idas y venidas con diferentes narradores, su lectura resulta difícill y consigue que el lector se pierda…, tan perdido como se siente Juan Preciado en Comala.pedro paramo 2

Éste ha llegado allí para cumplir el último deseo de su madre moribunda, Dolores Preciado: encontrar a su padre y reclamarle todo lo que le debe, en un viaje telemáquico (igual que Telémaco buscó a Ulises). Un viaje hacia el padre significa también buscar la identidad,  los orígenes, es un viaje iniciático en el que te puede pasar de todo… incluso morirte. En Comala Juan Preciado descubre que todos son hijos de Pedro Páramo, que toda la tierra pertenece a Pedro Paramo… ¿Quién es Pedro Paramo? “Un rencor vivo”, le dice Abundio, el primer personaje del pueblo con quien habla, un Caronte que lo acompaña a través del desierto (su particular Laguna Estigia) hasta el pueblo. En esa realidad anterior, Juan Preciado descubre que su padre fue un ser cruel, manipulador, violento y asesino. Ahora todos están muertos, Pedro Páramo también. De hecho su propia vida, que también es la de Méjico, es el hilo narrativo de la novela. A la vez se intercalan las historias de los personajes secundarios siempre envueltos en la culpa (se desmoronan como barros polvorientos) y la soledad (solo alcanzan la felicidad en los sueños), como Susana San Juan, el amor de toda la vida de Pedro Páramo y el único sentimiento noble que muestra.Primera líneas Pedro Paramo

Hay varias interpretaciones del estado vital en que llega Juan Preciado al pueblo. Yo creo que cuando empieza la narración ya esta muerto, aunque él no lo sabe, pero se muere de miedo en Cómala durante un episodio en el que le falta el aire (un aire también viejo). A partir de ahí, tanto él dentro de la tumba, como sus vecinos, van narrado la historia desde el principio. No les falta humor a estos muertos, como los revolucionarios que se han levantado en armas aunque no saben exactamente por qué: “Pos porque otros lo han hecho también. Aguárdenos tantito a que nos lleguen instrucciones y entonces averiguaremos la causa. Por lo pronto ya estamos aquí”; o los comentarios de lo bien que se está una vez muerto, sin el peso de la quisquillosa y machacona conciencia, tan pesada, que se fue con el alma, así que allí en las tumbas se tienen recuerdos pero no remordimientos, y los “vecinos” se cuentan sus vidas muy gustosamente.

También existe en la novela una crítica feroz a la religión católica, servidora del dinero e inútil para los problemas importantes de los hombres, como son el miedo a la muerte y a la soledad. Pedro Páramo es un asesino, aunque en el discurso de la novela se convierte en el dios generador de la tierra y de la humanidad, o en el dictador brutal, todopoderoso de vidas y haciendas. Cuando muere, a manos de uno de sus numerosos hijos, una lluvia cae sobre la reseca Comala. Quizás el símbolo de que todavía hay esperanzas.

En la historia, envuelta en un subyugante realismo mágico, y con una preciosa prosa poética en ese español mejicano que se transforma en metáforas extrañas, el tiempo se detiene. El lector avanza descubriendo que las escenas no se corresponden, entonces vuelve atrás, relee, investiga, cambia de párrafo… La historia se convierte en una mezcla de voces lejanas, de personajes inciertos, de recuerdos entrelazados que muestran significados diferentes cada vez que se relee. Porque estas imágenes simbólicas necesitan mas de una lectura, y siempre atenta. Una dificultad placentera en la que el lector debe echar mano de su propia creatividad. Leer y dejarse leer.

Anuncios

4 comentarios to “Pedro Páramo”

  1. Juan Carlos Gallardo Merinas 5 diciembre, 2013 a 18:26 #

    Lo voy a leer,gracias.

  2. scahrenrb 5 diciembre, 2013 a 19:05 #

    ¡Qué reseña tan buena! Hasta me han entrado ganas de leer de nuevo el libro. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: