PALABRA DE SAL

4 Dic

palabra de sal“Palabra de sal”

Mónica Collado Cañas

Ganadora del XIX Premio Vargas Llosa

Tropo Editores

Hacía tiempo que la lectura de un libro no me emocionaba tanto, y hacía mucho más tiempo todavía que no saboreaba auténtica literatura. “Palabra de sal” de Mónica Collado es una joya.

A través de la mirada de la niña Corina, la autora nos sumerge en la Andalucía rural de los años 80, donde una tímida modernidad se va imponiendo sobre las antiguas formas de vida ligadas a la tierra. A lo largo de la narración se intercalan relatos sobre temas religiosos, míticos, el origen del mundo, la guerra civil, personajes del pueblo, bibliotecas imaginarias, brujas sabias o tesoros escondidos. Relatos que se confunden con la realidad o incluso se hacen realidad en los miembros de su familia. El lector adivina pronto que los cuentos son lo importante. En ellos resuena la tradición oral, la que transmite la historia de un país, de un medio de vida, de una época, y también son capaces de conjurar a la tribu primitiva alrededor del fuego.

La Naturaleza se convierte en un personaje más, y las faenas agrarias con sus ciclos anuales, como el vareo de los olivos o la recolección de los melocotones, en las organizadoras de la vida del cortijo, donde el trabajo sin descanso aleja las maldades del ocio, casi siempre procedentes de la ciudad. En medio de ese mundo, aparentemente tranquilo y siempre en orden, reina su madre: “Era una pieza clave dentro del engranaje portentoso del cortijo (…) Había comprendido que si ella se distraía de su tarea, un universo completo perdía su fuerza y su dirección. Me conformé con ser su satélite, un satélite sin más ley que la añoranza eterna por su planeta”

El hilo conductor de la narración es el despertar de Corina al mundo de los adultos, lleno de contradicciones y mentiras, a la muerte (que el personaje de Elpidio encarna magistralmente con su profecía siniestra y su imagen de las culebras enroscadas en los brazos, como la diosa griega de las serpientes), a la condición femenina y al machismo, explícito o no: “la sangre la movían la mujeres”, al amor, y sobre todo a su realidad social que muestra con pequeñas gestos como la importancia de ser rubio: “Héctor estaría en su colegio de pago con otras niñas rubias”; la sumisión de su padre a “la gente de los ríos”; la figura del médico, símbolo del progresismo ilustrado complaciente con los campesinos, pero que “en su casa había una cosa que se llamaba recibidor”. Los cambios sociales hacen que los padres sientan su sabiduría antigua, artesana y sin prisas, enfrentada a la académica que representan los hijos mayores, magistralmente reflejado en este texto: “Hablaban de los libros que habían leído bajo las lamparitas débiles de las habitaciones compartidas, de las películas (…), de música, de asignaturas y personajes fascinantes y desconocidos mientras mi madre, en silencio, cortaba el pan contra su pecho, después de haberlo besado y haberle hecho una cruz en la corteza. De pie ante la mesa, mientras mis hermanos se pavoneaban, mi madre serraba el pan con método, serena y respetuosamente”

Como no podía ser de otra manera la historia termina con el despertar de una vocación literaria. Ahora Corina quiere escribir sus propios cuentos: “Yo también quería ser hechicera. Yo también quería despertar las palabras de la servidumbre miserable a la que estaban sometidas fuera de los cuentos”

Todo narrado en un poético tono intimista, que no le impide mostrar realidades amargas, y utilizando un léxico artesano y de la Naturaleza: pleita, lañar, estopilla, rebudio… cada vez más extraño para los urbanitas. Lo dicho, una joya.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: