EL DESTIERRO DE LOS REYES

21 Jun

DESTIERRO_PORTADA_SOMBRAEL DESTIERRO DE LOS REYES

PERPETUO FERNÁNDEZ

ED. ANANTES

La novela nos plantea un futuro utópico o distópico, según se mire, en una España republicana donde los reyes han sido desterrados, irónicamente, a Cataluña que es un país independiente. Se instalan en Montjuic rodeados de una esperpéntica corte en el exilio, en la que van apareciendo personajes actuales e imaginarios, algunos dispuestos a ayudar y otros a beneficiarse del rey caído.

Felipe VI se descubre como un auténtico Borbón: mujeriego, vividor, irresponsable… Los asiduos de la noche barcelonesa le llaman el rey de la francachela, que dilapida su fortuna y sus posibilidades de recuperar la corona. Mientras que Letizia, la reina más plebeya que ha tenido España, resulta ser la única que trabaja para ello, bajo el deber maternal de continuarla en sus hijas.

La corte de los milagros esta formada por personajes actuales de la sociedad: Miguel Roca, el intrigante y nunca transparente abogado; Oleguer Pujol, el gran conseguidor, capaz de vender su alma por un buen negocio; Agapito Maestre, el preceptor de las infantas, que recuerda al Rasputín de los zares, como la misma reina reconoce al final, con su teoría de la Monarquía Eterna; el Conde de Godó, que intenta hacerles la vida más llevadera pagando todas sus facturas; Kyril de Bulgaria, compañero de correrías; Ricardo Bofill, Risto Mejide… El rey utiliza y es utilizado por todos

Conforme avanza la obra la situación se va volviendo cada vez más dramática. Hay incluso una patética incursión militar para recuperar el trono, que Felipe VI vive con su amante mientras sus partidarios mueren por él en las playas de Menorca.

Una tragicomedia de política ficción provocadora y delirante, inspirada en la obra “Les rois en exil” del novelista francés Alphonse Daudet. En la historia no falta humor, y guiños a musicales, como no podía ser de otra manera en Juan Diego Fernández Rosado (Perpetuo Fernández es una de sus varias personalidades), artista polifácetico que tiene mucho que decir cantando, actuando en un escenario, o escribiendo. Esta obra es una invitación a reflexionar no solo sobre el papel actual de la monarquía, sino sobre el de todas nuestras instituciones y la situación social y política de España. Fiel a su devoción por la literatura del siglo XIX (él confiesa que la generación del 27 ya le parecen muy modernos), la novela está escrita con un estilo antiguo, ceremonioso, tal y como hablarían en una auténtica corte de ese siglo XIX (los reyes dialogan entre sí de usted, y en contadas ocasiones, solo cuando se enfadan, de tú), que se ajusta muy bien a la historia.

La fascinación romántica por la monarquía, la magia de unos seres ungidos por la gracia divina, se desvanece cuando la sangre podrida triunfa. Las infantas se llevan la peor parte de esta historia, como una expiación por los genes recibidos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: