Andar sin ruido

23 Sep

Carlos Frontera

Páginas de espuma

En su primer libro de relatos, Carlos Frontera aborda las relaciones en la familia, la pareja, incluso los vecinos, las mascotas y los hijos no tenidos: todo lo que se supone un hogar, o una casa que nos gustaría llamar hogar. En medio de una profusión de líquidos, fluidos y todo tipo de desechos orgánicos —con preferencia meridiana por los pelos—, y con una imaginación desbordante, el autor refleja un mundo donde las leyes de la Naturaleza no funcionan como deberían, y donde una anécdota inesperada puede desencadenar una situación fantástica capaz de cambiar todo.

A pesar del humor y de los inteligentes juegos de palabras —a los que el autor nos tiene muy acostumbrados en otros foros—, la lectura deja un regusto amargo: la familia, esa institución donde crecemos, donde está nuestra intimidad y se supone que podemos dejar las caretas, nos condiciona —hasta a las gramíneas, en “Si todos los chinos saltaran a la vez”, que producen alergia y pinchan, son unas puñeteras, por culpa de su familia—; y puede resultar un nido de horror, como en el escalofriante relato “Todas las familias felices” que, con mención irónica a Tolstoi, describe crueles cuidados paternales, despellejar a los hijos, para luego: “…me subiría en su regazo y me acariciaría los costurones”. El hogar, ese lugar que nos obliga a andar, a amar, a comer y a vivir sin hacer ruido; o por el contrario, a intentar llenarlo con gritos para acallar el aplastante silencio.

A pesar de estas amarguras, creo que el autor muestra una decidida apuesta por la pareja, como se ve en los preciosos y románticos relatos: “Romper el encantamiento”, “Te Q” y “Charquitos de lluvia”…, siempre y cuando las decodificaciones de las palabras funcionen, sobre todo si uno posee una mente tan original como la de Carlos Frontera.

Además de los relatos ya nombrados, destacar entre los diecisiete que componen el volumen:

            —“Las novias cuando nos dejan”, describe como un novio intenta controlar mediante cajas clasificadas con el abecedario, todo el desamor que arrastra, pero sin ningún éxito.

            — A lo largo de una descripción de todas las posibilidades que hay para arrancarse pelos de la barba, y qué hacer luego con ellos, el personaje de “Para la mejor mamá del mundo”, se debate entre ser hijo o transformase en padre, pero duda porque reconoce que: “Digan lo que digan, no es fácil ser padre. (…) Si fuese algo tan sencillo, crecerían padres en los arriates, o los sortearían en las gasolineras”.

            —“Una ligera sensación de puaj” es una preciosa historia de un mundo destrozado, donde el sol solo tiene dos posiciones, como un interruptor; en el que la narradora bebe en infusión las cenizas del marido para que le de fuerza: “Tus cenizas me mantienen con vida. Tus cenizas y mi animal”, como llama a su cuerpo empeñado en sobrevivir. Y en medio de esta distopía, el autor plantea si se “deben”, si los no engendrados nos reclaman: “Los hijos que nunca tendré llorando desde el futuro”.

            —En “Andar sin ruido”, relato que da nombre al libro, se manifiesta de manera magistral ese horror posible en el interior de las paredes de una casa: el padre alcohólico y maltratador —“Mamá y yo tuvimos que aprender a caminar flojito, a jugar flojito, a querernos flojito o hacia dentro”,  “… una mamá que andaba sin ruido, una mamá que al final ni era fantasma ni era mamá, la pobre”—, que ahora ha quedado reducido a un esqueleto sentado en la silla del comedor, mientras la madre, que dice quererlo igual, no para de cantar. El niño lo visita por las noches y “…cuando tengo uno de sus huesecitos, lo muerdo un poco. Esta soso y huele a botella, y a veces se queda algún trozo entre los dientes y me hace sangre en las encías”.

            —“Piel muerta” nos muestra una relación de pareja en la que uno de ellos recoge y conserva en una caja la piel muerta del otro mediante “…raspar callosidades” “…apurar lo caliente del reposabrazos”, con afán de reproducir al amado: “Tu piel muerta tan igual a ti pero sin ti dentro, tan perfecta”, y el turbador resultado de que es mejor la piel vacía que la persona completa.

            —“Transparente y no” narra la hipótesis fantástica de que un cenicero de cristal, grande y sólido, suspendido en el aire, no caiga. “Un cenicero que se comporta de este modo descarta cualquier posibilidad de rutina, dinamita la costumbre, la calma y hasta la compostura, si uno se descuida” La situación desencadena todos los miedos de la pareja, ralentiza su tiempo, y agranda el silencio, aunque ellos intenten hacer mucho ruido para llenarlo. Pero como él reconoce en este juego de palabras: “Romper el silencio así era corromper el silencio”. El cenicero domina todo, su sombra traslúcida los envuelve en un mundo fantástico de medusas y fondos marinos en el que “…si gritase ahora, no se oiría nada”.

            —“Obrar bien”, máximo exponente de la afición del autor por los residuos y fluidos orgánicos, es una declaración de cómo funciona la familia: una institución tan importante no puede estar sostenida solo por el amor, el odio es una forma, como otra cualquiera, de unión. Una hija se decepciona al comprobar que en el hospital han sedado a su padre moribundo: “…pero para el aguijón de mis palabras no hay tratamiento paliativo”, le susurra, y se venga de forma escatológica mediante una “plasta maloliente y rojinegra sobre tu pecho…”.

—En “Conquistar más cotas (un cuentómic, vaya)”, cuento dedicado a Hipólito G. Navarro del que el autor se confiesa admirador, es donde realiza mayor número de juegos inteligentes que reflejan el verdadero sentido de las palabras: “cortina de humor”, “los ánimos están bien temblados” o “una se hunda juventud”. Se incluyen dibujos para ilustrar las acciones o las conversaciones que, al igual que las palabras, también juegan al equívoco. En este relato unos padres ancianos tienen el comportamiento de perro alfa y beta de la manada, siendo relegados los hijos al nivel omega, por lo que llaman a un adiestrador de ancianos-perros, para enseñarles como deben tratarlos: “Nos doman por tontos”.

            —En “El perro azul” de nuevo algo insólito, una presencia extraña, en este caso un perro azul que se cuela en la casa, genera un silencio imposible de romper, o que el narrador no se atreve a hacerlo. El perro azul es la metáfora de aquello que sin preverlo, ni poder eliminarlo, te vuelve la vida del revés.

En su debut editorial, que no literario porque Carlos Frontera lleva años escribiendo y dando clases de escritura creativa —aunque uno de sus personajes afirme que: “Escribir es de cobardes. Escribir está sobrevalorado, siempre lo ha estado”—, nos encontramos un escritor con más que evidente dominio de la lengua —“A veces el marido omega da en el blanco, a veces el juego de palabras acierta en el centro mismo del ingenio”—, pero sobre todo, a una persona sensible ante la incapacidad de amar y comunicarse de los humanos. En ese humor, en sus juegos de palabras, se esconde dolor y algo de vergüenza, pero eso es lo que lo hace real, impactante, lo que te golpea directamente en las entrañas. Quizás la única solución sea resignarse a vivir con una ligera sensación de puaj.

Carlos Frontera (Conil 1973), es Diplomado en Turismo y profesor de Relato avanzado en Casa Tomada. “Andar sin ruido” es su primera obra publicada.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: