Archivo | La guerra nuestra RSS feed for this section

“La guerra nuestra” gratis 3 días.

14 Mar

guerrannuestra2GRATIS

El Colectivo de Escritores Guadaltintero ha decidido poner en oferta de distribución gratuita su libro de relatos colectivos “La Guerra Nuestra”,  que estará disponible durante los días 13,14 y 15 de marzo de 2016 en la plataforma Amazon Kindle.  Es para nosotros un  placer poder llegar con estas historias a cuantas más personas mejor. Son relatos basados en la memoria de nuestros familiares y en la creación literaria, donde los personajes se encuentran y desencuentran. La guerra civil vista por los ojos de una maestra, de una  niña,  de un guerrillero del maquis, de un soldado republicano y de un inclasificable personaje que cierra todos los relatos.
 Estos dias es gratis. Luego se puede comprar en formato digital o papel en Amazon.

Anuncios

Así se hizo “La guerra nuestra”

9 Mar

Guerra civil 1Cuando se les pregunta a los escritores como eligen los temas sobre los que escriben, es frecuente la respuesta de que no son ellos, sino los temas los que eligen al escritor. Es decir, siempre se escribe a partir de una necesidad interior. ¿Pero qué ocurre cuando esta necesidad en principio no existe? Digamos: cuando tienes que escribir por encargo.

Hace más de un año mi grupo de trabajo, Guadaltintero, decidió realizar un conjunto de relatos encadenados cuyo argumento de fondo fuera la guerra civil española. Tardé un tiempo en ponerme a la faena, pero ahora que mi relato y el resto están escritos y publicados, quiero plasmar las fases por las que he pasado.

La escritura, como toda actividad humana, se aprende cuanto más se trabaja, y creo que lo importante no es solo adquirir el oficio, sino reflexionar en cómo se adquiere. Por este motivo me gustaría racionalizar el proceso de creación, resumir dichas fases que recuerdan, a veces, a una receta de cocina. La memoria ya la sabemos débil, por lo que confío en que esta racionalización me evite, y por supuesto también a quién quiera leerla, la sensación de desconcierto que pudiera aparecer en futuras situaciones similares.

Las fases por las que he pasado son las siguientes:

  1. Escudriñar en la memoria, en tus experiencias, para ver lo que hay por ahí guardado que esté relacionado con el tema, que te llame la atención, que te interese por algún motivo… Siempre hay algo, es cuestión de ahondar.
  2. Buscar información, y esto se puede hacer de dos maneras:a) Hablar con la gente. Con los colegas del trabajo, la familia, los amigos…, que te den su particular visión o te cuenten sus propias historias. Permanecer con las antenas alerta, pendiente de captar lo que sea. 

    b) Investigar de forma ordenada, en general o encaminado a aquello que ya te ha resultado algo más interesante; y no solo en textos, sino también imágenes. Puede surgir la posibilidad de leer libros o simplemente los artículos que internet (¡Google, siempre tan listo!) te aporta.

  3. Primer momento muy importante: cuando en medio de toda esa información deslavazada hay un personaje, un hecho, una imagen…, que da un paso al frente y te atrapa. Normalmente, es alguien o algo relacionado con el paso 1.
  4. Buscar de nuevo información, pero ya esta vez de una forma concreta y dirigida, con nombres y apellidos, con localizaciones y fechas exactas. Así consigues sumergirte en el marco donde se va a desarrollar la trama, su mundo y su tiempo, profundizar en aquello que, ahora sí, te ha pegado un tirón emocional.
  5. Permitir que todos esos datos se mezclen en la cabeza y… dejar reposar. Para que se tejan con tus fobias y filias, para que se modifiquen los unos a los otros, y resalten los más interesantes, encontrando su sitio en la historia.
  6. Segundo momento muy importante: hacer la primera sinopsis de la trama. Ahora todo ese caos que se ha estado macerando, hay que ordenarlo y secuenciarlo en el tiempo, no físico, sino en el de la narración. Se consigue un guión, todavía muy impreciso, pero suficiente sobre el que comenzar a escribir.
  7. Escribir un primer borrador de la historia siguiendo la sinopsis trazada. A ser posible sin autolimitaciones ni prejuicios, sin corregir nada, con total libertad, dejando fluir la información, y hacerlo hasta el final, porque al llegar a sus últimas consecuencias, se descubren los errores en la sinopsis y los cambios necesarios.
  8. Tercer momento importante: tras el primer escrito puede que aparezca, de forma evidente, la idea generadora, aquella cuestión de fondo que nos ha motivado a escribir. Esta idea, que se puede resumir en una frase (el dinero no da la felicidad, la verdad siempre prevalece… por decir algunas de las más utilizadas en el cine y la literatura), le da más coherencia y profundidad a la trama, y ayuda muchísimo a completar la sinopsis 1 ya que se rediseñará en una sola dirección. Es un momento muy, muy deseable, que si no sale de forma natural como una revelación, habría que buscarlo.
  9. Ahora viene el trabajo de corregir, delimitar, profundizar, buscando más información sobre detalles muy concretos que den verosimilitud a la historia, y reescribir las veces que sean necesarias.
  10. Leernos unos a otros todos los miembros del colectivo. Decidir personajes y escenarios donde se producirán los cruces.
  11. Reescribir y volver a corregir.
  12. Finalmente editar, lo que realizó uno de los miembros del grupo al que el resto estaremos eternamente agradecidos.

La guerra nuestra” ya está disponible para ser leída. Se admiten sugerencias a este intento de ordenar el proceso creativo.

Proyecto “La guerra nuestra”

1 Mar

Las-maestras-de-la-República-2Durante aquellos días yo abría la escuela, ordenaba los cuadernos de los alumnos y me sentaba mientras iban llegando. Algunos padres se asomaban y me arengaban: “¡Ánimo en la lucha contra estos fascistas!”; otros dejaban a sus hijos sin mirarme, como si tuvieran vergüenza; y otros directamente dejaron de traerlos. Hasta que llegó la mañana en que Rafaelito, uno de los mayores, dijo en voz alta:

—Maestra, mi padre dice que usted no tiene derecho a enseñarnos sus ideas políticas, que solo tiene que enseñarnos a leer y a escribir.

—Por el mismo motivo, tu padre tampoco tiene derecho a imponer a los demás sus propias ideas ¿no crees?

Mi madre dice que usted debería casarse y quedarse en su casa, que le está quitando el trabajo a un hombre —continuó Carmencita, la hermana menor del anterior, entrecerrando los ojos y torciendo la boca como si me castigara.

—Mi madre dice que la Virgen no tiene la culpa —dijo él.

Me sentí muy cansada para luchar contra tanta ignorancia y no les contesté, además esos dos hermanos eran especialmente irracionales cuando se les contrariaba. Las cosas cambiarían poco a poco en los años venideros. Cuando mi trabajo, y el de otros como yo, dieran fruto, España sería un país libre y culto, más abierto de mente, en el que los derechos y las libertades de las mujeres se habrían conquistado como en el resto de Europa. No necesitaba responder, eran niños que repetían lo que habían escuchado: ideas de otra generación. Poco a poco España cambiaría, solo hacía falta tiempo… y mucho trabajo.”

La que nos habla es Paquita la maestra, uno de los cinco personajes que aparecen en el libro de relatos cruzados “La guerra nuestra”. Todo empezó como un juego, muy serio, entre los componentes del colectivo de escritores Guadaltintero al que pertenezco. Debíamos escribir un relato en primera persona situado en la guerra civil española. Cada uno tiró de los recuerdos de sus mayores, de aquello que se nos quedó en la retina de la memoria durante la infancia; después surgió que los personajes se cruzaran, al resistir, al huir, al sobrevivir…; después, encuadrar con un texto periodístico real los sucesos que narrábamos. Finalmente corregir, editar, corregir.

Y aquí os presento el resultado, un libro certero y emotivo sobre una parte del pasado de España, dedicado a la memoria de nuestros mayores y al futuro de nuestros hijos.

Se puede comprar en formato digital o papel en Amazon.