Tag Archives: Felicitas Rebaque

Violeta mara mara maravilla

13 Dic

FELICITAS REBAQUE

EDITORIAL LXL UP BOOK

Ha querido la casualidad —¿o esta no existe?— que estuviera leyendo “Mortal y rosa” de Francisco Umbral cuando llegó a mis manos la novela juvenil “Violeta mara mara maravilla” de mi amiga Felicitas Rebaque. En ambas obras se relata como un hijo les transforma la vida, como ven el mundo a través de esos ojos nuevos que les han cambiado los suyos. En el caso de Jacobo, protagonista de la novela que nos ocupa, desencadena una necesidad de saldar cuentas con el pasado, sobre todo con Violeta — “Me obligo a recordar. Me lo debo a mí, se lo debo a ella”—, cuya inocencia y ternura, que ahora ve reflejada en su hijo, le ayudó durante un episodio negro de su vida. Mediante el recurso narrativo de escribir en cursiva el presente de adulto con hijo, y en no cursiva el pasado, se nos va desvelando lo recuerdos de su adolescencia que dejó enterrados.

La autora ha escrito una novela— merecedora del segundo premio en el concurso juvenil Editorial LXL — de desarrollo, el de un adolescente que para curar su depresión e intento de suicidio, se traslada a vivir con unos amigos de sus padres a un pueblo costero del norte, lo que evidentemente se convierte en un viaje interior. Los problemas de Jacobo y de Violeta, una adolescente con Síndrome de Down que conoce allí, son similares: comprensión y aceptación del mundo de los adultos, definición de la personalidad, pérdida (de una u otra forma) de la figura materna; sin embargo Violeta en su simplicidad no se engaña, es consciente de su situación, pero la vive sin ansiedad y, sobre todo, sin culpar a sus padres o al resto del mundo, como hace él. Sus juicios sencillos y entrañables sobre la vida son capaces de romper la coraza mental y emocional de Jacobo que cada vez necesita más su amistad.

El ambiente del pueblo pesquero se refleja muy bien, con magníficas descripciones del mar —cuyo estado sirve de analogía con el de Jacobo: “El rugido del agua que subía desde el fondo del precipicio se confundía con el que emitía el dragón dentro de mi pecho”—, el faro, las artes de pesca, las casas con miradores y los personajes. “El aire huele a mar y a brea, a monte y a eucalipto: los olores de Caxaelecha”. Como en todos los libros de esta autora, la naturaleza está presente como un personaje más.

En este proceso de desarrollo actúan varios mentores, siendo la principal Violeta, frágil y desvalida pero a la vez fuerte, síndrome de Down pero a la vez sabia; es interesante resaltar que hay espacios benéficos, como el colmado, símbolo de lo antiguo, de los valores que permanecen: “Olía a especias, a jabón, a café. A bacalao, a sebo y a cabo de velas. Olía a rancio. (…) Olía a auténtico, a verdad”; y también se nos muestra el poder sanador de los olores: “De aromas se fueron impregnando mis días (…) olores cálidos que iban mitigando el frío que sentía por dentro”. 

La sencillez de la vida cotidiana en el pueblo, la reparación de una barca de pesca, las historias de sus habitantes — algunas muy duras relacionadas con la guerra y posguerra civil— le hacen al Jacobo adolescente relativizar su propia historia, distanciarse de sus padres y de su vida anterior, lo necesario para conseguir que ese dragón de ira que lo habita se apacigüe. Mientras tanto el Jacobo adulto se va enfrentando al chico de quince años que era, hasta llegar a hacer las paces con el pasado.

Todo provocado por el nacimiento de su hijo que le recuperó la imagen de aquella Violeta perdida en la memoria. Porque como dice Umbral: “Por mi hijo he visto más allá, más adentro y más lejos”.

Felicitas Rebaque de Lázaro nació en Tudela de Duero, Valladolid. Estudió Magisterio y Enfermería. Ha compaginado su trabajo de enfermería con la escritura. Inició su trayectoria literaria escribiendo para adultos, como “La libélula”, pero desde el 2011 que publica “El latido del agua” sus obras van dirigidas al público infantil y juvenil. Sus últimos títulos han sido dos libros de relatos pertenecientes a la serie “Nuevos Cuentos Castellanos Viejos”. Siempre ligada al mundo de la literatura, ha organizado diversos certámenes literarios con patrocinio de entidades públicas y privadas. “Violeta mara mara maravilla” ha conseguido el segunda ganadora del concurso juvenil de la editorial LXL

Anuncios