Tag Archives: M Dolores Almeyda

Veintidós estaciones

13 May

M. Dolores Almeyda Domínguez

ÁVALON Narrativa. KARIMA Editora 

Una mujer es recluida por su familia en su pueblo natal como terapia de choque frente a una neurosis obsesiva por la limpieza, el orden, las normas y la perfección. Este es el pretexto que necesita M. Dolores Almeyda para incorporar reflexiones sobre el paso del tiempo utilizando una cuidada prosa poética. Ese retiro en una pequeña aldea minera de la sierra onubense, estancada en el tiempo, donde hasta el reloj está parado, le genera a la protagonista la necesidad de distraer la soledad recordando su vida y plasmándola en un cuaderno amarillo. Así nos enteramos que un error de juventud —la única intriga de la trama, que se va desvelando poco a poco sin causar impaciencia en el lector, por lo que ésta no se puede considerar una novela con estructura al uso—, la ha llevado a dejarse dominar, hasta la sumisión, por una madre controladora que le hizo adoptar comportamientos impuestos, y buscar la felicidad en modelos estereotipados y vacíos.

En este homenaje a la memoria, un “andar hacia atrás” como acertadamente lo denomina la autora, va hilvanando los recuerdos, con claros tintes autobiográficos aunque con estratos de indefinición, en capítulos que recorren sus amores de la niñez y juventud, sus amigos, las fiestas del pueblo y, por supuesto, su familia que prácticamente se centra en la poderosa imagen de la madre: “Mi madre era una gran señora. Ojeaba a mis pretendientes desde alguna perspectiva que yo ignoraba y estos dejaban de serlo de inmediato”. De esta manera se conforma la historia de una comarca andaluza en el siglo XX, las consecuencias de la guerra civil, sus cambios sociales y políticos en los modos de vida, en los de trabajo y producción de riqueza, la emigración del campo a la ciudad, las fiestas, incluso los más recientes cambios ambientales: contaminación del río —“Piedras incrustadas de amarillo hasta su más profundo ser por el amor del cobre”—, y la pérdida de biodiversidad en los bosques. Hay otros recuerdos y reflexiones que, por demasiado recientes y genéricos (corrupción política o problemas de la inmigración), no encajan en el tono global de la narración.

Utilizando el formato de diario intimista, M. Dolores Almeyda se recrea en la prosa, no en la trama, alcanzando momentos poéticos notables: “Recogeré la lluvia. Haré castillos de hojas después de ponerlas al sol para que se sequen y las dejaré expuestas al viento para que él los destruya”, párrafos en lo que aparentemente la narradora no realiza nada productivo, pero en su interior se están recolocando los recuerdos, y se está enfrentando a sus fantasmas. En el solitario monólogo, les pide cuentas a los amigos por las relaciones perdidas, a la sociedad por obligarle a asumir vergüenzas impuestas, a su madre por cortarle todos los caminos de realización personal y, por supuesto, a ella misma por haberse permitido tal grado de sumisión. Especialmente notorios para mí han sido los capítulos PIEDRAS dedicado a su infancia, los trabajos mineros y el río de Sotiel; y PÁJAROS, en el que compara a los bulliciosos y alegres gorriones con las mujeres del pueblo sentadas en el porche al atardecer, y además los convierte en los indicadores del tiempo, símbolos de la vida, que cambia y permanece a la vez.

Con esa preciosa imagen de la reconstrucción de la memoria: “… el hecho de vernos desde atrás, como si yo misma fuese alguien que caminaba en la misma dirección y detrás de nosotros mismos”, la mujer olvida sus obsesiones, se reconcilia con sus espíritus, supera sus miedos, comprende que está curada de sí misma aunque no sabe todavía si lo está de los demás. Pero: “Mi cuaderno está lleno y yo vacía. Ya puedo irme”.

 

Maria Dolores Almeyda Domínguez nació en Sotiel, un pueblo minero de la provincia de Huelva. Ha publicado los libros de poemas “Versos clandestinos” Nuño editorial ( 2011), “La casa como un árbol” Urania ediciones (2013), “Veintidós estaciones” Karima editora (2015), “Pequeños versos furiosos” Editorial Lastura, “Instrucciones para cuando anochezca” Anantes (2016). Participó en el libro colectivo “Pessoas, Veintiocho Heterónimos esperando a Pessoa” Karima editora y “Lus Sur” Urania Editorial (2016). Ha publicado el libro de relatos “Algunos van a morir” Urania, “El valle inacabado” Karima editora; “Mundos” Tau editores; “Dos flores de loto” Padilla, y “El sol no arde mejor en primavera” Encuadres (1918)

Anuncios