Tag Archives: novela americana

Me llamo Lucy Barton

12 Ene

mellamolucybarton_web300Elizabeth Strout

Duomo Ediciones (Nefelibata)

Una mujer joven se recupera en un hospital de Manhattan de una operación. Como la convalecencia se alarga su madre, a la que no ha visto desde hace muchos años, aparece para cuidarla. Durante cinco días y cinco noches las dos mujeres hablan, aparentemente de cuestiones intrascendentales, y callan lo que han silenciado siempre. Mediante el juego de alternar entre el presente inmediato del hospital, y el pasado, Lucy va narrando su infancia, pobre y sórdida en algún anodino pueblo de la América rural; su adolescencia, vergonzosa por pertenecer una familia de apestados como debe escuchar de los compañeros; la adaptación a la gran ciudad y el naufragio de su matrimonio, evidente por la clamorosa ausencia del marido. La ventana de la habitación es el vínculo con el mundo exterior, mientras la sombra del Chrysler aparece y desaparece a lo largo del día, como valedor del tiempo que están juntas.

Entre ellas nunca ha existido mucho cariño: “No tengo ningún recuerdo de mi madre dándome un beso. Sin embargo es posible que me diera un beso; podría equivocarme.”, incluso se deja entrever malos tratos de los padres: “Sin venir a cuento, mis padres (…) nos pegaban impulsiva y vigorosamente, como creo que debían sospechar algunas personas por las manchas de nuestra piel y nuestro carácter huraño”, por lo que ambas mujeres solo hablan de los vecinos del pueblo, de las esposas y los maridos… A pesar de la incomunicación, Lucy se siente feliz con su madre, en la que descubre una voz diferente a la de su infancia, aunque esa voz a veces vuelva atacándola con una frase hiriente. Pero lo más importante es lo que no dicen, como: “No añadí lo que estaba deseando: ¿cuándo comprasteis un televisor?” Los silencios dejan traslucir la triste relación con su padre y hermanos, la dureza del mundo rural, su propia soledad.

Hasta aquí lo positivo, pues debo reseñar que salvo algún simbolismo o párrafo con más hondura: “Se oía crecer al maíz en los sembrados de mi juventud (…) Para mi son inseparables, el sonido del maíz al crecer y el sonido de mi corazón al romperse”,  “La soledad fue el primer sabor que había probado en mi vida, y seguía allí, oculto dentro de la cavidad de mi boca, recordándomelo la verdad”, su estilo me ha parecido fácil, de poco calado e incluso mal construido. No defiendo las filigranas de un lenguaje retorcido como paradigma de la buena literatura, se puede utilizar una prosa sencilla, pegada a la historia, pero siempre que tenga capacidad de evocación y profundidad emocional, lo que la autora consigue en escasas ocasiones.

La narración se resuelve finalmente cuando Lucy se descubre escritora, en un acto de expiación de ese pasado. A mi parecer dicha vocación es una estrategia para utilizar al personaje de la literata que imparte un taller de escritura, como alter ego de E. Strout, y al explicarnos de qué va la novela de la principiante, en realidad hacerlo de la que tenemos entre manos, donde, a mi entender, la autora no lo ha conseguido. Temas tan interesantes como las relaciones madre-hija, (nada que ver con Mamá de Joyce Carol Oates), el contexto de la sociedad rural americana, la influencia del pasado en el presente de los personajes, no han sido abordados en profundidad, quedando un producto fácil de leer pero literariamente plano.

Elizabeth Strout nació en Maine. Obtuvo el Premio Pultzer y el Premi Llibreter por Olive Kitteridge. Así mismo es autora de Los hermanos Burgess, Abide with Me y Amy e Isabelle que fue galardona con el Art Seidenbaun Award de Los Angeles Times. Sus relatos se han publicado en varias revistas.