Tag Archives: poesía

Pessoas

24 Abr

Pessoas 2Pessoas

28 heterónimos esperando a Fernando Pessoa

Karima Editora

Acercarme a Pessoa siempre significa fascinación por los múltiples mundos creados con cada heterónimo. Él dice: “Hoy no tengo personalidad: cuanto en mí pueda haber de humano lo he repartido entre los diversos autores de cuya obra he sido ejecutor. Hoy soy el punto de reunión de una Humanidad, solo mía” El poeta parece preguntarse si se es uno o múltiple, y afirmar que él es un nombre vacío, donde cabe cualquier otra persona. Cualquier Pessoa.

El heterónimo que más me conmueve es Ricardo Reis, quizás porque lo hizo médico, escéptico y poeta, una combinación difícil. Nació en Oporto, ejerció la Medicina en Brasil, y todavía seguiría vivo si Saramago no lo hubiera matado en su novela “El año de la muerte de Ricardo Reis”. Participa del mismo determinismo pesimista que el propio Pessoa, y de una filosofía oriental del desapego: amar, odiar, tener expectativas, solo nos llevan al sufrimiento.

13063283_1169188306449071_6773002359082458528_oCon motivo de la presentación en la Feria del Libro de Mairena de “Pessoas. 28 heterónimos esperando a Pessoa”, he vuelto a acercarme a él. Este es un precioso libro, donde veintiocho poetas escriben a la luz de diferentes frases de otro heterónimo: Bernardo Suárez, y que además está ilustrado maravillosamente por Ricardo Ranz. Veintiocho, como el número del tranvía que diariamente cogía Pessoa.

Donde acaba la ciencia comienza la imaginación, y nuestro rostro humano perdido lo encontramos en la poesía. Delicioso libro de veintiocho heterónimos esperando su tranvía.

 

Anuncios

HERIDAS DE LA TIERRA

8 Feb

huella ecologica

Herida de aire, ácido y purulento,

como moribundos ya

somos insensibles a su hedor.

 

¿Dónde el aliento libre de la mañana?

 

 

Herida de cielo, sin estrellas,

solo luces de neón invaden las miradas.

 

¿Dónde las lágrimas fugaces de la noche?

 

Herida de agua, muerta y mortal,

que arrastra envenenada

nuestras cenizas.

 

¿Donde el frescor de la fuente?

 

Herida de suelo, escupido, vendido

y atrapado bajo el asfalto.

 

¿Dónde las fértiles cosechas?

 

Herida de almas, extinguidas,

expulsadas de nuestras omnipresentes

ciudades solitarias.

 

¿Dónde la mirada inteligente del lince?

 

Herida de fuego, loco y enardecido

que lame los árboles

que engulle sus frutos y nidos.

 

¿Dónde la sombra verde de la primavera?

 

Herida de silencio, inexistente,

máquinas y palabras colapsan

nuestros oídos.

 

¿Donde el rumor del viento?

 

Tras el paso de la codicia queda sobrevivir

¿Donde entonces nuestra gloria?

Paraisos perdidos

21 Nov

chica playa

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mi infancia son recuerdos de una playa de Cádiz,

y un bosque de pinos, donde reinan los vientos.

Castigos divinos.

Bravío, salitroso y húmedo, el del ocaso.

Mítico, silbante y cálido, su opuesto.

 

Mar de pinos con ramas anchas, separadas,

como dedos de una mano abierta.

Sin alambres.

Mar de dunas con arenas limpias, lirios blancos,

entre huellas de gaviotas y escarabajos.

 

Desechos de pescadores o restos de mareas,

las barcas varadas: “Mary Pepa”,”Carmencita”,

“Mi niña”…,

tablas astilladas, colores rotos en lascas,

escriben historias de fortaleza y lucha.

 

El olor a podrido, a salazón rancio y bajamar,

de algas mojadas sobre mis manos al sol.

Impregnadas.

Corchos, cuerdas, redes y flotadores de cristal verde

como enormes bolas de adivino.

 

Siempre arena, mar, sol, pinos, viento…

Cuidados maternales al atardecer.

Descalza.

Playa de Cádiz con los caminos de tierra

y el agua encerrada en pozos.

 

EL GRITO

21 Mar

Grito paloma

El grito quemó

los últimos quejidos

de las entrañas,

y abierto al aire

se convirtió en paloma.